Ventanas, como en la casa de Bill Gates



La casa de Bill Gates está a la orilla del lago Washington en el estado del mismo nombre. El terreno tiene una superfice de 20 mil metros cuadrados y la construcción abarca unos 6 mil metros cuadrados.
Mucha de la construcción es subterránea de tal forma que por fuera la casa no parece tan grande. El costo de la propiedad es de casi 150 millones de dólares y el impuesto predial anual es de cerca de un millón de dólares.

Se dice que la casa tiene lo último en tecnología: pisos con calefacción, alberca con música sobre y bajo el agua, un dispositivo para traer consigo, que permite que las preferencias de música y temperatura vayan con nosotros conforme cambiamos de espacios. La casa para la familia es relativamente pequeña, lo que ocupa los mayores espacios, son áreas para recibir personas, casi como tener un pequeño centro de convenciones para uno.

Dentro de los aspectos interesantes de tecnología de la casa, algo muy comentado son los paneles que cubren algunas paredes. Estas son pantallas gigantes que pueden proyectar cualquier tipo de foto o video, dando al espectador una sensación de presencia difícil de igualar.



El video presentado al principio nos muestra el último trabajo de Ryan Hoagland un ingeniero en cómputo que desde el año 2002 ha estado perfeccionando la técnica mejorar los paisajes de sus ventanas. El primer intento consistió en cortar siluetas de edificios neoyorkinos en triplay, hacerles orificios e iluminarlos con foquitos navideños. El siguiente proyecto en 2004 consistió en fabricar dos ventanas con cuatro paneles LCD de 15” cada uno para proyectar fotografías compuestas de paisajes. Todo esto controlado con tarjetas de video desde una PC.



El último trabajo de Ryan incluye video. Está controlado por una Mac Pro con salida a dos paneles de plasma de 46”. El software tiene un costo de 10 dólares y también ofrece varias películas a la venta que incluyen diferentes vistas del puente Golden Gate en San Francisco. Se ofrece de manera opcional un sensor que permite cambiar el angulo de visión a la persona que lo porta, tal como si nos asomaramos a una ventana real.

Puede leer más de este proyecto en:

Winscape