Testamentos Digitales



Las personas precavidas no dicen "si yo me muero", dicen "cuando yo me muera".
Estas mismas personas generalmente dejan arreglados con anticipación sus asuntos; que herederos se quedan con que bienes o con que responsabilidades, tal vez hasta dejen instrucciones para su funeral.

Que hacer con los asuntos que se guardan en una computadora o en algún lugar del Internet. A lo largo de los años acumulamos decenas de passwords, cuentas en Amazon, en PayPal u otros. Que hacer con todas las personas con las que intercambiamos mails, amigos en Facebook, seguidores en Twitter.

Hay empresarios que ya pensaron en esto y han puesto a disposición de las personas precavidas, servicios para llevar a cabo instrucciones para cuando hayamos hecho el "log out" final. Estas empresas funcionan mediante sitios en Internet que por una cuota anual, nos permiten enviar a quien designemos, nuestros passwords e instrucciones, consejos financieros, o... secretos. Esto es como un testamento de nuestros asuntos digitales, u otra manera de expresar nuestros últimos deseos. Podemos redactar un mail que será enviado a todos nuestros cercanos. Se puede también pregrabar un video como en las películas, para ser enviado en el futuro a determinadas personas.

Esta es una idea interesante. Si lo piensa por un momento, ninguno de los sitios en los que usted participa, a veces mediante un pago para recibir un servicio, se le pregunta que hacer o a quien transferir sus servicios o la propiedad o uso de sus fotos en caso de su fallecimiento. En estos casos, estos sitios de última voluntad pueden ser útiles.

Ahora viene la pregunta obligada; ¿Quien avisa a estas compañías que uno de sus suscriptores falleció? La respuesta está en el concepto Death Man Switch, que fue inventado hace muchos años para prevenir accidentes. En algunas locomotoras se instalaba por ejemplo un pedal que al estar oprimido por el conductor, permitía el funcionamiento de la máquina. En caso de desmayo o fallecimiento, ese conductor dejaría de oprimir ese pedal y la máquina pararía. En este caso, uno configura sus instrucciones como por ejemplo; tengo que contestar un mail con un determinado password cada semana o cada mes. En caso de no hacerlo, la empresa activa instrucciones como "verificar con dos personas designadas por el contratante". Si esos amigos o familiares confirman la muerte o incapacidad permanente, se procede a cumplir las instrucciones del precavido contratante.

Todo lo anterior parece absurdo pero en el tiempo será cada vez más utilizado como un complemento a los testamentos tradicionales puesto que cada vez mas, "nuestros asuntos" residen en algún disco duro bajo una llave llamada password y que solo nosotros conocemos.