El Invento más Importante del Segundo Milenio. La Impresión de Tipo Movible



El pasado 3 de Febrero se conmemoró el 542 aniversario de la muerte de Johannes Gutenberg.
Antes de este ingenioso alemán, la comunicación escrita era solo para unos cuantos. Los textos contenidos en pergaminos y libros, se escribían a mano. Aún los libros más sencillos, tardaban meses en ser copiados. Había otro procedimiento menos lento que consistía en grabar en bloques de madera del tamaño de una página completa, los textos o imágenes a imprimir que eran entintados y transferidos por presión a un papel. Los bloques de madera se desgastaban o quebraban con facilidad, por lo que este método tampoco era muy práctico.

Gutenberg tenía el oficio de orfebre y estaba familiarizado con el grabado y la fabricación de monedas. El desarrollo de la idea fue de el, pero contó con la colaboración de un experto grabador y también con la ayuda monetaria de un hombre de negocios.



Como otros grandes inventos, la impresión de tipo movible, conjugó varios elementos;

· La creación de un molde para cada letra mayúscula y minúscula del alfabeto. Estas letras hechas al revés, en modo espejo, fueron hechas de metal, combinando plomo, estaño y antimonio para hacerlas más duraderas que las de madera. Estas letras podían además utilizarse una y otra vez en páginas con textos diferentes.

· El mejoramiento de las tintas. Desarrolló una nueva tinta basada en aceite en vez de las tradicionales que eran solubles con agua.

· La adaptación de las prensas de tornillo que se usaban para la fabricación de vino, queso o papel.

Esta combinación hizo que los libros pudieran editarse mucho más rápidamente que en tiempos anteriores, y por lo tanto la difusión de conocimientos e ideas, paso de unos cuantos privilegiados a sectores cada vez más grandes de la población. No hay duda que la tecnología de la impresión de tipo movible desarrollada por Gutenberg, fue uno de los elementos que contribuyeron a facilitar el tránsito hacia la época conocida como El Renacimiento.

En ocasiones se dice que Gutenberg no inventó el tipo movible o reutilizable, lo cual es correcto. Los chinos usaban caracteres modelados en madera o cerámica, los coreanos llegaron a usar tipos hechos en bronce, pero nunca llegaron a tener un sistema de impresión práctico como el de Gutenberg.

Los impresos de ese tiempo que permanecen hasta nuestros días, son las llamadas Biblias de Gutenberg, de las cuales se sabe que fueron impresas menos de 200. En la página:

http://www.clausenbooks.com/gutenbergcensus.htm

Se aprecia una tabla que cita en su primera columna el paradero de las 45 copias conocidas en 1950, así como una segunda columna que indica el descubrimiento de otros 3 ejemplares, y el paradero actual de cada una de ellas. Estados Unidos, Alemania e Inglaterra son los países que más Biblias Gutenberg tienen. La Universidad Keio en Japón hizo la última compra de una biblia imperfecta e incompleta en 1996 por 4.9 millones de dólares.